Diagnóstico interno de una asociación de la
economía popular y solidaria para desarrollar
un plan estratégico
https://doi.org/10.47230/unesum-ciencias.v7.n2.2023.60-75
Revista UNESUM-Ciencias
Volumen 7, Número 2, 2023
Universidad Estatal del Sur de Manabí
ISSN-e: 2602-8166
Internal diagnosis of an association of the popular and
solidarity economy to develop a strategic plan
REVISTA UNESUM-Ciencias
UNIVERSIDAD ESTATAL DEL SUR DE MANABÍ
Volumen: 7
Número: 2
Año: 2023
Paginación: 60-75
URL: https://revistas.unesum.edu.ec/index.php/unesumciencias/article/view/291
*Correspondencia autor: cororinacardozo@gmail.com
Recibido: 26-05-2023 Aceptado: 10-07-2023 Publicado: 05-08-2023
Cororina del Carmen Cardozo Molina
1*
https://orcid.org/0000-0001-5821-0850
Claudio Yhon Sánchez Macías
2
https://orcid.org/0009-0008-6443-7427
1. Magíster Scientiae en Administración, Mención: Finanzas; Licenciada en Administración; Licenciada en Contaduría Pública; Portoviejo, Ecuador.
2. Magister en Administración de Empresas Mención Dirección Financiera; Economista; Portoviejo, Ecuador.
ARTÍCULO ORIGINAL
RESUMEN
Con miras a fortalecer una asociación perteneciente a la economía popular y solidaria, se precisa desarrollar
un Plan Estratégico en la Asociación Pesquera Artesanal Mujeres Emprendedoras de la Comunidad de Sali-
nas (ASOPROCOMSAL), ubicada en el cantón San Vicente de la Provincia de Manabí, República de Ecuador,
para lo cual fue necesario practicar un diagnóstico interno sobre la base de la metodología “Creciendo con
su negocio” del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) complementando este análisis me-
diante la aplicación de encuestas y entrevistas a los asociados y al personal administrativo, a partir de lo cual
se determinó debilidades en la capacidad empresarial, desconocimiento de la filosofía empresarial e incum-
plimiento respecto a la normativa que aplica a la misma. A la par, se rescata posibles estrategias a considerar
en el Plan Estratégico de la asociación sugeridas por los propios asociados. Se concluye con la importancia
que la filosofía empresarial de la asociación esté acorde a los principios y valores propios del sector de la eco-
nomía popular y solidaria con lo cual el Plan Estratégico deberá abarcar en un primer momento la redefinición
de la misión, visión y los valores organizacionales.
Palabras clave: Capacidad empresarial, filosofía organizacional, principios, desarrollo organizacional.
ABSTRACT
With a view to strengthening an association belonging to the popular and solidarity economy, it is necessary
to develop a Strategic Plan in the Women Entrepreneurs Artisanal Fishing Association of the Community of
Salinas (ASOPROCOMSAL), located in the San Vicente canton of the Province of Manabí, Republic of Ecua-
dor, for which it was necessary to carry out an internal diagnosis based on the "Growing with your business"
methodology of the United Nations Development Program (UNDP), complementing this analysis through the
application of surveys and interviews with associates and staff. administrative, from which weaknesses in
entrepreneurial capacity, ignorance of the business philosophy and non-compliance with respect to the regu-
lations that apply to it were determined. At the same time, possible strategies to be considered in the Strategic
Plan of the association suggested by the associates themselves are rescued. It concludes with the importance
that the business philosophy of the association is in accordance with the principles and values of the popular
and solidarity economy sector, with which the Strategic Plan must initially cover the redefinition of the mission,
vision and values organizational.
Keywords: Entrepreneurship, organizational philosophy, principles, organizational development.
REVISTA UNESUM-Ciencias Volumen 7, Número 2, 2023
62
Introducción
Cómo una identidad opuesta al individualis-
mo y a las perspectivas liberales en materia
económica, la economía solidaria como mo-
vimiento en América Latina, es aquella en la
que el Estado permite la existencia de sec-
tores mediante estrategias de redistribución
o regulaciones comerciales, empatando así
a la sociedad, al mercado y al Estado en
un sistema económico social y solidario que
conduzca al buen vivir, en aras de corregir
las fallas propias de un sistema capitalista,
mismo que ha traído como consecuencia,
pobreza, inequidad y desempleo, dificul-
tando así el acceso de oportunidades y la
carencia de recursos para sobrevivir (León,
2019).
Uno de los medios como la sociedad se or-
ganiza, es el sector asociativo, con valores
de economía social y solidaria, previendo
satisfacer las necesidades de los socios y
aportantes, bajo el amparo de normativas
que interrelacionan la economía mundial.
Así, el sector asociativo se constituye de
personas naturales, que se autoabastecen
de insumos, materias primas, herramientas
y otros bienes, para comercializar su pro-
ducción de manera solidaria y autogestio-
nada (León, 2019).
De allí que de acuerdo a Economistas sin
Fronteras (2019) la economía social, popu-
lar y solidaria, es aquella que:
coloca en el centro de su actividad el buen
vivir personal y colectivo, así como la soste-
nibilidad de la vida; que restituye por tanto
la verdadera función de la economía y la co-
necta, sin preponderancia, con el resto de
las esferas social, política y cultural (p. 6).
Conviene en todo caso, que las asociacio-
nes contemplen en su filosofía de manera
expresa y/o completa al sector de la Econo-
mía Social, Popular y Solidaría, con lo cual
de no ser así se debe proceder a adecuar-
la. Al respecto, una gestión efectiva de es-
tas organizaciones debería basarse en una
cultura integrada por valores que todos los
participantes identifiquen como propios y
Cardozo Molina C del C, Sánchez Macías CY.
que orienten el funcionamiento integral de la
organización. Desde el griego, valor (axios)
significa lo que es estimable o digno de ser
honrado. También simboliza el eje alrede-
dor del cual giran elementos esenciales.
Los valores de una organización son la con-
vicción que los miembros tienen en cuanto
a preferir ciertas cosas por encima de otras
y proveen una base estable o guía sobre la
cual se toman decisiones y se ejecutan las
acciones (García, 2022; p. 3).
La reformulación por tanto, de la filosofía
permitirá visibilizar con una mejor identi-
dad a sus integrantes dentro del sector al
que realmente pertenecen, aparte de fun-
gir como refuerzo para tener claramente los
principios por los cuales deben manejarse
en las distintas instancias de la asociación
y más aún si se considera que las asocia-
ciones serian de acuerdo a lo que indica
Moreno (2017) “adecuadas para introducir
valores éticos deseables en la sociedad,
valores que actúan como criterios normati-
vos de la actividad y desarrollo humano y
no al cumplimiento de los criterios de una
práctica” (p. 118) .
De allí que, “cuando las experiencias de
economía solidaria logran coincidir con un
movimiento de ideas alternativo y compren-
der la identidad y valor de sus formas de
hacer economía, se potencian las prácticas
inspiradas en valores” (Guerra, 2010; p.
4), y pese a que “las expresiones popula-
res solidarias continúan manifestándose de
forma muy precaria en un contexto donde
evidentemente hegemonizan las relaciones
de intercambio y las unidades económicas
capitalistas” (p. 76), las mejores experien-
cias del continente es cuando se invierte re-
cursos no sólo en los factores tradicionales
sino en educación cooperativa, valga decir,
en el “Factor C” de Razeto.
Y es que, en la historia de la unión libre
de personas, resaltando dentro de esta al
asociativismo, en su incesante búsqueda
de vivir en sociedad y satisfacer sus nece-
sidades, y en repudio a un sistema socio
63
REVISTA UNESUM-Ciencias Volumen 7, Número 2, 2023
económico basado en el individualismo,
posee valores y principios universales que
K. Polanyi los reflejó perfectamente: reci-
procidad, solidaridad, unidad doméstica,
redistribución bajo simetría o centralidad y
planificación (SEPP, 2013).
Así, el objetivo primordial de la presen-
te investigación consiste en practicar un
diagnóstico para el análisis interno de la
Asociación Pesquera Artesanal Mujeres
Emprendedoras de la Comunidad de Sali-
nas (ASOPROCOMSAL), ubicada en el can-
tón San Vicente de la Provincia de Manabí,
República de Ecuador, con miras a elaborar
un Plan Estratégico sobre la base de la filo-
sofía de la economía social, popular y soli-
daria.
Desarrollo
La economía social y solidaria en la Re-
pública del Ecuador
Con la Constitución del año 2008 en la Re-
pública del Ecuador, se dio énfasis a lo so-
cial comunitario, a partir de lo cual, sobre
la base de otras formas o valores de pro-
ducción, grupos de personas aplican para
la transformación de recursos productivos,
diferentes mecanismos artesanales, pres-
tando atención a la cultura que los identifi-
ca construyendo así, otro tipo de economía
democrática, justa, solidaria y sostenible
(León, 2019). En ese sentido, expresamente
el artículo 283 de la Constitución de la Re-
pública del Ecuador 2008, define al sistema
económico social y solidario como aquel
que reconoce al ser humano como sujeto
y fin; propende a una relación dinámica y
equilibrada entre sociedad, Estado y mer-
cado, en armonía con la naturaleza; y tie-
ne por objetivo garantizar la producción y
reproducción de las condiciones materiales
e inmateriales que posibiliten el buen vivir.
(p. 139). Al respecto, conviene destacar
que de acuerdo a Arcos y Palomeque (ci-
tado por Da Ros, 2007), en el Ecuador, han
incidido diferentes factores en la formación
y crecimiento de las organizaciones no gu-
bernamentales, destacando los siguientes:
La evolución socioeconómica del país;
El cambio operado en la función del Es-
tado;
Las concepciones ideológicas sobre el
desarrollo de la sociedad;
Las innovaciones políticas operadas en
el contexto internacional;
Las orientaciones de la cooperación in-
ternacional en la puesta en práctica de
programas para combatir la pobreza e
impulsar el desarrollo sustentable. (p.
262)
Visto así, para Guerra (2010) en los em-
prendimientos de la economía solidaria,
como estrategia para enfrentar la pobreza y
la exclusión social, sobre la base de la au-
togestión, en las experiencias que se cul-
tivan en los medios populares, la principal
categoría presente ideológicamente viene a
ser que no existe diferencia entre “patrón”
y “empleado”, es decir que no se “explo-
ta” a nadie, con lo cual, ante los resultados
evidenciados por el capitalismo neoliberal,
visto como movimiento de ideas, posiciona
un discurso alternativo y crítico en materia
de desarrollo humano y económico, de tal
manera que, ni el liberalismo ni el marxismo,
por ejemplo, son suficientes para la com-
prensión de muchos comportamientos eco-
nómicos basados en la solidaridad, la reci-
procidad o el trabajo asociativo animados
no por la maximización de las ganancias
sino por la satisfacción de necesidades hu-
manas (p. 69)
La economía solidaria por tanto en la Cons-
titución Ecuatoriana de acuerdo a Coraggio
(2010), se resume como un sistema de valo-
res, normas y prácticas que organizan den-
tro de una malla de relaciones de coopera-
ción de los trabajos humanos entre sí y con
la naturaleza, los procesos de producción,
distribución, circulación y consumo y cuyo
sentido de acuerdo al Sumak Kausay “es la
reproducción y desarrollo de la vida, es de-
cir a) la generación de las condiciones ma-
ARTÍCULO ORIGINAL: DIAGNÓSTICO INTERNO DE UNA ASOCIACIÓN DE LA ECONOMÍA
POPULAR Y SOLIDARIA PARA DESARROLLAR UN PLAN ESTRATÉGICO
REVISTA UNESUM-Ciencias Volumen 7, Número 2, 2023
64
teriales para el sustento o la subsistencia de
todos y b) la reproducción intergeneracio-
nal” (p. 2), orientando al sistema económico
a permitir el logro de los cuatro equilibrios
a saber: el equilibrio de los seres humanos
consigo mismo, el equilibrio entre los seres
humanos, el equilibrio de los seres huma-
nos con la naturaleza y el equilibrio entre las
comunidades de los seres humanos, con lo
cual es a su vez socialmente orientado “ha-
cia la producción de las bases materiales
que hacen posible el Buen Vivir y desarrollar
la corresponsabilidad de todos por la liber-
tad de opciones de buena vida de todos”
(p. 6), lo que hace necesario además del
debate de las élites profesionales, la parti-
cipación activa de los colectivos que tienen
propuestas alternativas culturales y societa-
les, en aras de alcanzar la coherencia te-
rritorial entre los sistemas de capacidades
y necesidades, poniendo al servicio de las
nuevas formas de producción a la ciencia y
la tecnología con miras a asegurar el buen
vivir de la población y como no hay un mo-
delo o un sendero cierto para desarrollar la
economía popular y solidaria, “estamos ante
un amplio campo de acción que debe dar
lugar a la experimentación, al desarrollo ri-
zomático, al aprendizaje sobre la marcha, y
ello requiere de espacios públicos plurales
y democráticos” (p. 7), con lo cual, la admi-
nistración de las asociaciones es un campo
exploratorio y cualquier esfuerzo cuenta.
En ese sentido, el comportamiento y la toma
de decisiones, vistos como valores en una
asociación a modo que resulten objetivos y
compartidos deben guiarse por los princi-
pios que específicamente se establecen en
el artículo 4 de la Ley Orgánica de Econo-
mía Popular y Solidaria y del Sector Finan-
ciero Popular y Solidario (2011) de la Repú-
blica del Ecuador a saber:
a) La búsqueda del buen vivir y del bien co-
mún;
b) La prelación del trabajo sobre el capital
y de los intereses colectivos sobre los indi-
viduales;
c) El comercio justo y consumo ético y res-
ponsable;
d) La equidad de género;
e) El respeto a la identidad cultural;
f) La autogestión;
g) La responsabilidad social y ambiental, la
solidaridad y la rendición de cuentas y,
h) La distribución equitativa y solidaria de
excedentes. (p. 4)
De tal manera que, la institucionalización de
las nuevas formas de la economía solida-
ría deben acompañarse de movilizaciones
y definiciones de procesos que enfrenten y
venzan poderosas fuerzas e intereses, ame-
ritando por tanto, además de un proyecto
social, un proyecto que involucre a las or-
ganizaciones políticas, implicando además,
significativos cambios en las relaciones de
la economía con la naturaleza, tales como el
uso racional de los recursos naturales, y las
reglas de su apropiación, como por ejem-
plo la no privatización del agua (Coraggio,
2013).
En todo caso, se debe fortalecer la organi-
zación sobre la base de una sólida estrate-
gia de comercialización, la cual aunada al
factor solidario, que de acuerdo a Razeto
(2018), se identifica con la letra C, enten-
diendo que muchas palabras empiezan con
el prefijo “co” tales como: compañerismo,
comunidad, cooperación, confianza, co-
munión, comunicación, compartir, y varias
otras, significaría “estar juntos o hacer algo
en común” (p. 13), por lo cual: cada vez que
varias personas unen sus conciencias, vo-
luntades y sentimientos, tras un objetivo en
común, se genera una energía que potencia
la acción de cada integrante y del conjunto
de ellos (Razeto, 2018; p. 13).
De allí, que Razeto (citado por Battisti, Bi-
ttencourt y Vitória; 2020), haga énfasis en
la economía de la solidaridad como un pro-
yecto que integra esfuerzos para superar la
pobreza y producir desarrollo social, cons-
Cardozo Molina C del C, Sánchez Macías CY.